Inicio Contacto Conócenos Sectores Noticias Boletines Servicios Revista Galería de fotos Agenda Cooperativas Interno
Noticias
Todas las noticias
Generales
Aceite de oliva
Aceituna de mesa
Agricultura ecológica
Caña de azúcar
Frutas y hortalizas
Frutos secos
Ovino-caprino
Lácteo
Herbáceos
Suministros
Tabaco
Vinícola
17 de Octubre de 2016 - Sector: - Fuente: Cooperativas Agro-alimentarias de Granada
Susana Díaz se reúne con las organizaciones y cooperativas agrarias para analizar el anteproyecto de Ley de Agricultura
La presidenta recaba la opinión del sector sobre esta norma, que está llamada a responder a sus necesidades presentes y futuras
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, se ha reunido con representantes de las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPA) -Asaja, COAG y UPA- y de las Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía para analizar y recabar su opinión sobre el anteproyecto de Ley de Agricultura y Ganadería de la Comunidad Autónoma aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado martes.
Susana Díaz tenía interés en recabar la opinión del sector sobre este anteproyecto de ley, que supone el cumplimiento de otro de sus compromisos de investidura y que otorgará un marco legal, con rango de ley, a uno de los sectores más importantes de la economía andaluza, con miras a responder sus necesidades presentes y futuras.
La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, ha destacado al término de la reunión que el objetivo era también poder recoger aportaciones que mejoren este anteproyecto en el periodo que se abre ahora antes del inicio de su tramitación parlamentaria, previsto para la próxima primavera.
Ortiz ha incidido en que la Ley atiende a la doble faceta del sector agroalimentario como un elemento moderno, innovador, competitivo y que contribuye a la internacionalización de la economía, así como factor de cohesión territorial en el entorno rural.
En efecto, la Ley de Agricultura y Ganadería de Andalucía supondrá un avance en las condiciones de las zonas rurales al favorecer el empleo, la integración social y la igualdad de género. Además, esta nueva normativa fomentará el relevo generacional del campo, la competitividad y la innovación en este ámbito y, consecuentemente, redundará en el desarrollo de las zonas rurales. Todo ello sin olvidar el carácter sostenible de la actividad agraria, ya que las medidas contempladas en este texto buscan la reducción del impacto ambiental y de los efectos del cambio climático.
El Gobierno andaluz siempre ha apostado por la relación directa con los agentes del sector como vía para conocer sus necesidades y, de este modo, defender sus intereses de forma más efectiva. Por ello, esta normativa incluye entre sus novedades el establecimiento de un sistema de participación en dos niveles: uno más operativo, dirigido a mantener un diálogo permanente con los representantes del sector a través del Consejo Asesor Agrario de Andalucía; y otro donde se pondrá de manifiesto la pluralidad y transversalidad de la actividad agraria, ya que el Consejo Agroalimentario Andaluz acogerá, además de las OPA y cooperativas, a sindicatos y organizaciones de diversos colectivos como sindicatos, ecologistas o consumidores.