Inicio Contacto Conócenos Sectores Noticias Boletines Servicios Revista Galería de fotos Agenda Cooperativas Interno
Noticias
Todas las noticias
Generales
Aceite de oliva
Aceituna de mesa
Agricultura ecológica
Caña de azúcar
Frutas y hortalizas
Frutos secos
Ovino-caprino
Lácteo
Herbáceos
Suministros
Tabaco
Vinícola
10 de Mayo de 2016 - Sector: - Fuente: Cooperativas Agro-alimentarias de Granada
Carmen Ortiz explica que los pequeños agricultores son los principales perjudicados por el recorte del Gobierno en las ayudas de la PAC
La consejera se ha reunido con las organizaciones agrarias y Cooperativas Agro-alimentarias para analizar la pérdida de 902,5 millones de euros en Andalucía
La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, ha lamentado que los pequeños y medianos agricultores y ganaderos andaluces son “los principales perjudicados por los criterios con los que el Gobierno ha aplicado la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) en España”. Ortiz se ha reunido hoy en Sevilla con representantes de las Organizaciones Profesionales Agrarias -Asaja, COAG y UPA- y de Cooperativas Agro-alimentarias para analizar las consecuencias que la reforma tiene sobre los productores andaluces, y que se traduce en la pérdida de 902,5 millones de euros en el período 2014-2020 con respecto al marco anterior.
La consejera ha explicado que el impacto de la nueva PAC supone mayores pérdidas de la que se habían estimado, una vez que se ha conocido ahora la asignación de derechos de pago básico definitiva. Los más de 900 millones de euros de reducción incluyen, por un lado, la pérdida referente a las ayudas directas a los agricultores y ganaderos, que supone una bajada de 616,5 millones de euros. Por otro lado, contempla también el recorte aplicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en el reparto de los fondos de desarrollo rural, que asciende a un total de 286 millones de euros (211 millones de euros de fondos europeos y 75 millones de euros de cofinanciación estatal que no llegarán a Andalucía en el período 2014-2020).
Ortiz ha recordado que Andalucía es la única comunidad autónoma a la que el Gobierno ha recortado estos fondos, y que lo ha hecho en un 9,8%, casi en el tope máximo que permite la Unión Europea (10%), en lo que ha considerado un “agravio comparativo significativo”.
Carmen Ortiz ha explicado que la rebaja del capítulo de pagos directos es la consecuencia de que el Gobierno central haya aplicado dos medidas que la Unión Europea no marcaba como obligatorias. La primera de estas actuaciones es la reducción lineal del 8,64% en todos los derechos de pago único, cuyo resultado para Andalucía es la pérdida de 37,4 millones de euros anuales (261,9 millones de euros en el conjunto del período 2014-2020).
La consejera ha criticado que es la primera vez que se aplica este recorte lineal a todos los beneficiarios por igual, independientemente de la cuantía total de sus ayudas, ya que hasta ahora cuando había alguna necesidad de ajuste siempre quedaban exentos los beneficiarios que perciben menos de 5.000 euros. Esta medida ha tenido un enorme impacto en Andalucía, pues más del 80% de los beneficiarios de ayudas de la PAC de la comunidad autónoma, unos 208.000, perciben menos de 5.000 euros. “Andalucía pidió que se mantuvieran exentos de este recorte a los pequeños agricultores que perciben menos de 5.000 euros pero el Gobierno no tuvo en cuenta ese planteamiento”, ha lamentado Ortiz.
Ayudas asociadas
La segunda de estas medidas no impuestas por Bruselas son los cambios realizados en las ayudas asociadas, capítulo en el que se ha aumentado el presupuesto a costa de disminuir el del pago básico en 59,1 millones de euros, por lo que se perderán 354,6 millones de euros en el total del marco.
Pero además se ha excluido a sectores de las ayudas asociadas a sectores de gran importancia social y económica para la región andaluza. La consejera ha explicado que Andalucía pidió que “se tuviera en cuenta” al olivar en pendiente, que cuenta con más de 400.000 hectáreas en la Comunidad Autónoma andaluza (76% del total de España); al trigo duro, con 220.000 hectáreas (60% del total nacional); y a la uva pasa. “Son producciones que pierden rentabilidad cada año y que cuentan con dificultades específicas, que son los requisitos que establece Europa para recibir estas ayudas”, ha insistido la consejera. La titular de Agricultura ha criticado el diseño de las ayudas de algunos de los cultivos que sí están contemplados en las ayudas asociadas, como la remolacha o el caprino de leche, pero que no se ajusta a las necesidades del campo andaluz.
Carmen Ortiz ha recalcado que, cuando se revisen las condiciones de aplicación de esta nueva PAC en 2016, Andalucía volverá a insistir en la inclusión de estas producciones de baja rentabilidad con gran peso en Andalucía que han quedado al margen de los apoyos públicos debido a las decisiones del Gobierno central.
Provincias
Todas las provincias andaluzas se ven afectadas por la reducción de las ayudas directas en el presente marco. Jaén, con 272,1 millones de euros y Córdoba, con 109,6 millones son las provincias que mayores pérdidas experimentan. Ambas provincias cuentan con un alto número de pequeños agricultores que perciben menos de 5.000 euros, circunstancia a la que se suma el gran peso que tienen en estos territorios sectores excluidos de las ayudas asociadas como el olivar.
En tercer lugar en función del montante de pérdida de fondos para 2014-2020 se encuentra Granada (85,1 millones de euros), seguida de Sevilla (58 millones de euros), Málaga (46,8 millones de euros), Cádiz (20,1millones de euros), Almería (13,6 millones de euros), y Huelva (10,7 millones de euros).