Inicio Contacto Conócenos Sectores Noticias Boletines Servicios Revista Agenda Cooperativas Interno Externo
Noticias
Todas las noticias
Generales
Aceite de oliva
Aceituna de mesa
Agricultura ecológica
Caña de azúcar
Frutas y hortalizas
Frutos secos
Ovino-caprino
Lácteo
Herbáceos
Suministros
Tabaco
Vinícola
11 de Abril de 2014 - Sector: - Fuente: FAECA
Incompresión en FAECA ante la venta de un nuevo grupo agroalimentario español a inversores extranjeros
Con la venta de Deoleo se repite la historia de Puleva, siendo los productores españoles, una vez más, los grandes perjudicados
Ante la operación, cerrada en la tarde de ayer, por la que el fondo británico CVC se hará con el control de Deoleo, FAECA no puede manifestar sino su decepción y su incomprensión, fundamentalmente por el hecho de que las dos entidades financieras que han puesto a disposición sus acciones, Bankia y BMN, hayan preferido, en igualdad de condiciones, venderlas a un fondo de inversión extranjero antes que a un grupo cooperativo español. Todo ello, teniendo en cuenta que ambas son entidades rescatadas, la primera de ellas pública en la actualidad, y, a pesar de ello, han desoído los intereses del sector oleícola español y la posición manifiesta del Gobierno en favor de garantizar la españolidad de la primera comercializadora de aceite de oliva del mundo.
La historia se repite, nuevamente, en contra del futuro del sector agroalimentario español. Lo vimos hace cuatro años con la venta de Puleva a la empresa francesa Lactalis, con claras repercusiones en el sector lácteo nacional y en la economía de los ganaderos, quienes hace años que se mantienen con grandes problemas de rentabilidad, viendo cómo en momentos de dificultades de mercado su situación se agrava, aún más, por la importación de leche francesa, sin olvidar las consecuencias, también negativas, sobre la actividad y el empleo en las fábricas de Andalucía y del resto de España.
Ante este precedente y el desenlace de la venta de Deoleo, FAECA subraya su preocupación por el futuro del sector oleícola español. Resulta inconcebible que en el principal país productor de aceite de oliva del mundo, entidades financieras españolas hayan optado por la alternativa extranjera de un fondo inversor ajeno al sector, antes que por un grupo cooperativo dimensionado y profesionalizado con importantes proyectos de comercialización y mejora del valor añadido.
No podemos sino poner en cuestión las actuaciones del Gobierno en esta operación, al haber defendido a ultranza la españolidad de Deoleo, anunciando incluso la intermediación de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), cuando el resultado dista mucho de ser el deseado, pese a haber dependido de una entidad pública como es Bankia.
En consecuencia, FAECA considera que el sector cooperativo y oleícola español pierde una oportunidad histórica de lograr un peso significativo en un gran grupo agroalimentario con enorme capacidad comercial, máxime teniendo en cuenta la necesidad de vender en mercados exteriores hasta las dos terceras partes de nuestra producción anual, con escasa incorporación de valor añadido.