Inicio Contacto Conócenos Sectores Noticias Boletines Servicios Revista Agenda Cooperativas Interno Externo
Noticias
Todas las noticias
Generales
Aceite de oliva
Aceituna de mesa
Agricultura ecológica
Caña de azúcar
Frutas y hortalizas
Frutos secos
Ovino-caprino
Lácteo
Herbáceos
Suministros
Tabaco
Vinícola
07 de Julio de 2011 - Sector: - Fuente: FAECA Granada
Publicada la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición
La Ley 17/2011 Seguridad Alimentaria y Nutrición, publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado tiene como finalidad el establecimiento de instrumentos que contribuyan a generar un alto nivel de seguridad de los alimentos y los piensos, así como la prevención de los riesgos derivados del consumo de los alimentos.
Entre sus objetivos, la Ley 17/2011 Seguridad Alimentaria y Nutrición fija las bases para la planificación, coordinación y desarrollo de las estrategias y actuaciones que fomenten la información, educación y promoción de la salud en el ámbito de la nutrición y en especial la prevención de la obesidad. También se prevé el establecimiento de medios que propicien la colaboración y coordinación de las administraciones públicas competentes en materia de seguridad alimentaria y nutrición, además de regular los procedimientos para la evaluación, gestión y comunicación de los riesgos alimentarios, así como la regulación de procedimientos de actuación en supuestos de crisis o de emergencias.
Esta ley establece los requisitos que deberán reunir para considerarse seguros los alimentos y los piensos que se pongan en los mercados. Igualmente, se destaca, con carácter primordial, el requisito ineludible de que los operadores económicos no podrán poner en el mercado productos que no sean seguros, la obligatoriedad para los mismos de colaborar con las administraciones competentes y proceder a la retirada de los productos del mercado cuando no esté garantizada su seguridad en el mercado.
En cuanto a la trazabilidad de los alimentos, se establece que en todas las etapas de la producción, transformación y distribución deberá garantizarse la trazabilidad de los alimentos, los piensos, los animales destinados a la producción de alimentos y de cualquier sustancia o producto que incorpore o pueda incorporarse a los alimentos o los piensos.
De este modo, los operadores de empresas alimentarias y de empresas de piensos deberán poder identificar a cualquier persona, entidad o empresa que les hayan suministrado un alimento, un pienso, un animal destinado a la producción de alimentos o cualquier sustancia destinada a ser incorporada en un alimento o un pienso, con probabilidad de serlo y a cualquier empresa a la que hayan suministrado sus productos.
Según la norma, los alimentos y los piensos comercializados o que se puedan comercializar en España deben estar adecuadamente etiquetados o identificados para facilitar su trazabilidad, mediante la documentación o la información que resulte exigible por la legislación vigente.
La ley también recoge distintas medidas, entre las que destacan una mayor información sobre los controles, con un sistema de información homogéneo que permita un mejor intercambio de esta información. Para ello, la ley, entre otras medidas, establece la creación del Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria y la Red de Laboratorios de Seguridad Alimentaria (RELSA).
En relación con la publicidad de los alimentos, la ley introduce una serie de prohibiciones con el fin de que se confundan al consumidor. Se prohíbe la utilización de testimonios de médicos o científicos o de pacientes, tanto si son reales o ficticios, su uso en centros sanitarios o su venta en farmacias, como medio de inducción al consumo. Tampoco se permitirá la promoción de alimentos con el fin de sustituir el régimen de alimentación o nutrición comunes (maternidad, lactancia, infancia o tercera edad).
Esta ley también recoge mecanismos vinculados con la nutrición, composición de los alimentos y alimentación escolar.